Archivos

ACTUALIDAD

Esta categoría contiene 11 entradas

Melania Fraga presenta su corto “Cuscús”

Tres mujeres de diversa condición hablan de lo que las une y las separa,  mientras preparan una comida. Este es el sencillo planteamiento del cortometraje “Cuscús”, presentado por su autora, Melania Fraga, en la librería-café Paraxuga. Un local idóneo para celebrar una tertulia y tomar un refrigerio, algo que sintoniza con el contenido del corto y la intención con que fue realizado.

Cuando se acerca la hora prevista para la proyección, la joven realizadora ultima los preparativos del acto. Melania termina de colocar los DVD y camisetas que podrán adquirirse al finalizar la sesión. También se servirá el té marroquí y las deliciosas pastas que ha elaborado Khadija, presente en el local junto a su hija Zineb. Los espectadores toman asiento alrededor de las mesas. Algunos ya se conocen, al haber compartido sus inquietudes en actos similares. Melania agradece al público su presencia, y le invita a quedarse cuando termine la proyección, para participar en el coloquio. Ha llegado el momento de ver el corto.

A partir de las historias que cuentan sus protagonistas, “Cuscús” plantea una reflexión
sobre la aceptación de la diversidad. Laila (Saida Santana), se trasladó desde Marruecos a España para estudiar en la universidad. Yolanda (Marisa Vallejo), la mayor del grupo, intenta sacar adelante su propio negocio, mientras sigue al cuidado de su madre. La joven Rebeca (Marta Casas) muestra su preocupación ante la vigencia de los roles asignados tradicionalmente a las mujeres. La identificación de estos personajes con algunos sectores de la audiencia es una de las claves de la buena acogida de “Cuscús”, apreciable en las reacciones del público durante la proyección. Tras los aplausos, Melania pide que se coloquen las mesas en círculo para facilitar la interacción.
Mientras los asistentes prueban el té y las pastas, empieza el debate en torno a los temas tratados en el corto. Khadija y su hija Zineb hablan sobre la situación de la mujer en el mundo islámico, a partir de su propia experiencia. Melania recuerda el choque cultural que supuso un viaje a Marruecos, del que surgieron algunas ideas para el corto.
Entonces surge la comparación con la realidad de nuestro país. Algunos participantes en el coloquio ponen en duda la presunta liberación de la mujer occidental, recordando el largo camino que aún queda por recorrer.

El ambiente acogedor de Paraxuga y la amenidad de la conversación hacen que las horas pasen sin darnos cuenta. Algunos espectadores deben marcharse al caer la noche.
La anfitriona da por concluido el acto. Es hora de recoger las mesas y guardar el material del corto. “Cuscús” continuará su andadura por festivales de cine, centros educativos y sedes de asociaciones, promoviendo el debate e informando sobre cuestiones que afectan al mundo en que vivimos.

Entrada publicada originariamente en la web oficial de Melania Fraga.

Sandra Suárez publica en Internet “La rosa alucinógena”

SANDRA SUÁREZ, escritora: “Escribir tiene mucho que ver con el psicoanálisis”

Sandra Suárez (Oviedo, 1972) publica en la editorial online Bubok La rosa alucinógena, autobiografía novelada en la que narra las experiencias de una vida marcada por las inquietudes artísticas y el afán de superación. Se trata del retrato, a la vez poético y cruel, de una personalidad sensible y atormentada. En el texto de presentación se afirma que la autora “desvela las claves de sus brotes sicóticos”, dejando claro que no se ocultan los episodios más duros de su vida.

Aunque se trata de su primera novela, anteriormente había ganado algunos premios con su obra poética, y ha publicado por su cuenta dos libros de relatos: Fantasmas y
El Principito de blanco camisón. Licenciada en Teología, actualmente realiza una tesis doctoral en la facultad de Filología de la Universidad de Oviedo sobre las películas de temática religiosa de Buñuel.

Elige para la cita El Trece -“ese número a mí me da suerte”– un local frecuentado por estudiantes. Allí ha escrito gran parte de su obra y acude a diario para seguir su labor investigadora.

Un bar no es el lugar más habitual para trabajar en una tesis doctoral. ¿Qué le atrae de este local?
Para mí una sala de estudio sin ruido es algo muerto. Este sitio está vivo, entra gente continuamente y cada uno tiene una historia. Es como una biblioteca de la vida.
Este local es muy luminoso y acogedor. Y además aquí puedo tomar mi bebida favorita, un té con vainilla, especialidad de la casa.

¿Por qué una licenciada en Teología investiga la obra de un cineasta que se proclamó “ateo por la gracia de Dios”?
A mí Buñuel no me parece irreverente ni blasfemo.

No todos los teólogos estarían de acuerdo…
Sus películas las podría haber dirigido un creyente. Siempre hay católicos que le defienden. Yo soy católica.

En su caso se cumple el tópico de que la primera novela es autobiográfica. ¿Contar la propia vida es la forma más sencilla de empezar?
La novela ya existía cuando la empecé a escribir. Me limité a transcribirla. Yo cuento mi vida como si fuera un notario que da fe de los hechos. Por eso no le tengo miedo a la página en blanco.

Hay mucho dolor en las vivencias que narra en La rosa alucinógena. ¿Escribir este libro ha sido como una terapia?
Para mí escribir tiene mucho que ver con el psicoanálisis. Mi psiquiatra me pidió una vez que escribiese directamente sobre el papel todo lo que me venía a la mente.
Mi novela apenas tiene correcciones, el estilo parece descuidado, lleno de reiteraciones, obsesivo…como la escritura automática.

La narración alterna la primera y la tercera persona. ¿A qué se debe ese cambio en el punto de vista?
Cuando llega el momento en que cuento mi primer ingreso en el hospital, empiezo a narrar en primera persona. El desdoblamiento de la identidad es algo alienante, pero si una persona se desdobla también puede ser más lúcida que las demás, porque hay un distanciamiento al juzgarse a sí misma.

¿Tiene la sensación de ir contracorriente?
Siento que mis amigos me comprenden. El estigma social de la locura es injusto y si no fuera por ellos sería difícil de llevar. Para mí el éxito es que me comprendan.

¿Ser artista es una forma de buscar la aceptación?
Sí.

¿Hay algún escritor con el que se sienta identificada?
Siento gran admiración por Sylvia Plath, pero no me atrevo a decir que me identifique con ella. En La campana de cristal ella habla de esa necesidad de ser aceptada por la sociedad.

¿Cómo ha reaccionado su entorno al leer su vida en una novela?
A algunos les han impresionado las cosas que cuento. Me dicen que no sabían que había sufrido tanto. Me sorprende que digan que mi libro es muy fuerte, porque a mi me parece muy naif. No quiero que piensen “cuánto ha sufrido esta mujer, pobrecilla”. No quiero dar esa imagen.

¿Cuál es la principal distinción entre una novela autobiográfica y la exposición mediática de la intimidad, como vemos en la televisión?
La calidad. En una novela hay una expresión artística, que no hay en un reality show. Yo soy muy ambiciosa artísticamente. Esa es mi única ambición.

Después de autofinanciar la publicación de sus dos primeros libros, se ha decidido por una editorial online. ¿Internet es una buena opción para darse a conocer?
En Internet he encontrado una forma de hacer pública mi obra, pero tengo que publicitarla y para mí eso es muy difícil. Tengo que encargarme de la promoción y no sé hacerlo. No sé venderme a mí misma.

Su novela termina de una forma inusual en el género autobiográfico, con una alusión al futuro.
Ahora es una hipótesis, pero espero que se cumpla. En el epílogo de mi novela aparezco viviendo en Madrid. Me gustaría ser reconocida como escritora y superar el estigma de la enfermedad. Algún día me iré, pero todavía no es el momento.

Vista la página web de Sandra Suárez aquí.

El Arqueológico asturiano abre de nuevo

Tras siete años de espera, al fin podemos ver la ampliación y reforma del Museo Arqueológico de Asturias, situado en el antiguo convento de San Vicente. El primer paso para las reformas que vendrían después se remonta a 1998, cuando el Ministerio de Cultura convoca un concurso para rehabilitar el convento y ampliar  el edificio contiguo. Los autores del proyecto elegido son los arquitectos Fernando Pardo y Bernardo García Tapia.

Hoy es la fecha elegida para la reapertura, en un acto presidido por el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. Si el entusiasmo de la ministra al conocer un museo «especialmente emblemático y simbólico» se transmite a los visitantes, la espera habrá merecido la pena. Areces destaca la «excelente cooperación» que supone la titularidad estatal y la transferencia de su gestión al Principado. Las diferentes salas del museo acogen piezas que abarcan desde la Prehistoria hasta la Baja Edad Media; se incluye también la celda del que ocupó el padre Feijoó, donde escribió sobre «moderación y alegría» – recuerda Sinde – algo que «hoy no nos vendría mal». La incorporación de nuevas tecnologías supone uno de los más llamativos avances respecto a la anterior etapa del museo. La intención didáctica orientada al público escolar se hace patente en el uso de recursos interactivos.

Las colecciones se han ampliado, ofreciendo al visitante una oferta de gran interés turístico y pedagógico. Siguen destacando entre las piezas más admiradas, los sepulcros medievales procedentes del antiguo convento de San Francisco, hoy ocupado por un parque del mismo nombre en el centro de Oviedo. También cabe destacar la sala dedicada a la Asturias romana, en la que se puede apreciar un valioso mosaico. Entre las novedades, resulta llamativa la recreación de un hombre primitivo en una figura de tamaño  natural. La entrada al Museo Arqueológico de Asturias es gratuita los seis primeros meses, de miércoles a sábado en horario de 09.30 a 19.30 horas y los domingos de 09.30 a 15.30 horas.

Hamlet a ritmo de gaita

Imagínense la escena: Hamlet cae muerto sobre el escenario tras recitar su último soliloquio. La anunciada llegada del general Fortimbrás se acompaña de un grupo de gaitas que sube al escenario. El sonido melancólico de la música tradicional asturiana encaja de forma sorprendentemente eficaz en la obra de Shakespeare.

Se trata del estreno de Hamlet 34, en el  escenario del nuevo teatro de La Felguera, la noche del viernes 11 de marzo. La historia escrita por Shakespeare hace 400 años mantiene su vigencia: venganza, ambición, celos; temas universales que se trasladan a otras épocas y ambientes sin perder su esencia.
En esta ocasión, Tabasko teatro recrea libremente la tragedia shakesperiana, convirtiendo la corte danesa en un grupo revolucionario de la convulsa Asturias de 1934.

Más de treinta personas han trabajado delante y detrás del escenario para sacar adelante este arriesgado proyecto. Intervienen intérpretes profesionales, como la actriz y soprano asturiana Lucía Alonso, para la que el teatro de La Felguera (su localidad natal) tiene un significado especial: aquí asistió a las primeras representaciones, que despertaron en ella la vocación artística. También hay quien se sube por vez primera a un escenario, como los  jóvenes estudiantes que interpretan breves papeles de reparto. Entre ellos, resulta llamativa la presencia de un Osric convertido en mujer, una de las muchas licencias que se han tomado respecto a la obra de Shakespeare. Hamlet es Bruno Petrelli, joven argentino residente en Asturias, que dejó aparcados sus estudios de arte dramático en la ESAD Gijón para dedicarse a la producción de espectáculos.

La noche del estreno, los miembros de la compañía no pueden ocultar los nervios. En el ensayo general fue necesario interrumpir la representación por diversos fallos técnicos y humanos. Quienes forman parte del espectáculo, saben que eso es buena señal: un ensayo general desastroso es un buen augurio. Una de las muchas supersticiones que rodean al teatro se cumple, y en la función todo sale perfecto.

«Hamlet 34» nos deja imágenes tan impactantes como la que reproduce el cartel de la obra. La calavera shakesperiana, que sustituye la granada en manos del guerrillero, refleja lo atrevido de esta puesta en escena. Su visión nos lleva a preguntarnos cómo surgió la idea de esta adaptación. Los directores de la obra, Ernesto Is y Jose Iglesias, recuerdan cómo empezó a gestarse el proyecto en una clase de producción de espectáculos del CISLAN: la propuesta de la profesora Maribel Lugilde de adaptar una escena de un clásico, se acabó transformando en la obra estrenada en La Felguera. En un tiempo record la obra fue montada, seleccionando los fragmentos que se consideraron más significativos y añadiendo un soporte audiovisual que incorpora material de noticiarios de la época. Personajes tan significativos como Ofelia, se quedaron en el tintero, a la espera de que el proyecto sea retomado y la obra se adapte tal y como sus directores desean.

Los anacronismos son un recurso cada vez más habitual en el teatro clásico y la ópera. En este caso, se han mantenido los nombres de los personajes, cambiando la época y la ubicación geográfica. Ha sido necesario recurrir a la dramaturgia para adaptar el texto original al nuevo contexto. Un reto que supuso un estímulo para el primer montaje de una compañía de reciente creación.

La ambientación en la Asturias de 1934 permite incorporar a la venganza de Hamlet elementos de una época difícil de la historia de España, en la que se mezclaron las luchas políticas con los rencores personales. Los autores de la adaptación quieren dejar claro que no hay intención de politizar la obra de Shakespeare: “Todo el mundo coincidió en que no había doble moral, o algún posicionamiento político”, afirma Ernesto.
El resultado dejó buen sabor de boca a sus responsables. Tras los nervios de los ensayos previos, todo salió como deseaban. “El día del estreno se quedará grabado en mi memoria para siempre -asegura Jose- Todos estábamos muy emocionados y el resultado fue magnífico”.

Tras el éxito del estreno, Tabasko teatro tiene previsto corregir y ampliar su adaptación de Hamlet. Las inmortales palabras de Shakespeare seguirán sonando en los escenarios, esta vez con acento asturiano.

Galería de imágenes de la obra.

Las propuestas de «Oviedo SOS cultura»

urbanismo_critico

La plataforma Oviedo SOS cultura ha presentado 50 propuestas para mejorar la gestión cultural en la capital asturiana.
El acto de presentación tuvo lugar frente a la antigua fábrica de gas, convertida en un lugar emblemático por colectivos de carácter reivindicativo, como el foro
urbanismo crítico. SOS cultura nació en enero de 2011, por iniciativa de un grupo de artistas e intelectuales que firmaron un manifiesto para criticar la política cultural del ayuntamiento de Oviedo. Los miembros de la plataforma consideran que el alcalde, Gabino de Lorenzo, promueve una cultura elitista y trasnochada, que supone un retroceso en el desarrollo del municipio. Apelan a la participación ciudadana, pidiendo que se presenten ideas para ampliar y mejorar la oferta artística y cultural de Oviedo. Desde su creación, el colectivo ha protagonizado diversos actos para llamar la atención de los ovetenses, como la flashmob frente al ayuntamiento el pasado 27 de febrero.

Texto del manifiesto

Artículos relacionados

CATEGORÍAS

Únete a 841 seguidores más

Follow juanjosebors on WordPress.com

Licencia

Licencia de Creative Commons